L’ illusionniste – Sylvain Chomet


Un homenaje a Jacques Tati, que habla de la inocencia de la niñez, de la perdida de esta, de la decadencia del interés del hombre por la ilusión y el pensamiento incierto, que responde a una modernidad actual que todo se lo quiere explicar y que necesita de la concreción de lo mas breve posible de sus suposiciones. Es una película que parece no tener tiempo por sus intervenciones musicales, y ciertos detalles que la hacen inconexa pero a la vez necesario pues con su dibujo clásico y la intervención en su justa medida de animación digital son realmente un homenaje al rotoscopio que Walt Disney inmortalizo.

Sylvain Chomet quería hacer un film sobre un texto bien rebuscado, algo que costase encontrar y fue admiración por Jacques Tati que lo hizo recordar acerca de un texto que este ultimo escribió para filmarlo alguna vez pero que finalmente se llevo a la tumba. Tati se inspiro para escribir la historia de este mago sin mucho éxito producto de que necesitaba acercarse a su hija pues no era muy buena la relación que mantenían en ese entonces. A través de este texto el esperaba transmitirle su sentimiento de amor y redención  quería recuperar y si no hacer del tiempo que quedaba con ella el mejor. Pero cuando entre sus habilidades como artista hacia destrezas con fuegos artificiales sufrió un accidente que por una severa quemadura le dejo una mano disfuncional. Esto lo llevo a decidir no realizar la película pues solo el debía ser el protagonista.

“El ilusionista cuenta la historia de un mago francés extemporáneo que cada vez sufre más fracasos con sus espectáculos. Los años no pasan en balde, el music hall deja paso al rock’n’roll y el viejo Tatischeff no acaba de encontrar su acomodo a los nuevos tiempos. El mago acepta una propuesta de actuación en Escocia, lugar en el que acabará conociendo a una ingenua joven que verá como realidades sus cada vez más añejos juegos de ilusión”.

A ver si encuentran hoy con una película que se halla grabado en un solo plano en casi toda su duración y de la calidad técnica de la cual goza con una mezcla mas bien preponderante de dibujo clásico, técnica que parece obsoleta pero que a propósito busca la magia estética en el film en suma con el mágico uso de la paleta de colores y backgrounds con efectos digitales contemporáneos, pero que irrumpen sigilosos conservando la magia y la incertidumbre de no saber en que que año nos encontramos realmente (a no ser que demos por hecho el año sabiendo de la vida y obra de Tati).

Por si fuera poco Sylvain Chomet es el compositor del arreglo musical de este film que también destaca, en conjunto con otros aspectos sonoros como las onomatopeyas que suplen la casi carente presencia de diálogos que encuentro ideal para los que no entendemos ingles fluidos (o Francés originalmente) y nos de tiempo de observar la maravillosa armonía visual que Chomet quiso obsequiarnos y que ni un humano con alma podrá agradecer con una profunda emoción mas aun con su desenlace.


Deja tu Comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s